top of page

Las puertas abiertas de América Latina

SANTOS, BRA.- América Latina fue la región más castigada en 2020 en términos de comercio marítimo internacional vía contenedores. Al cierre de ese año la caída provocada por la crisis sanitaria se calculaba en un 5.7% contra lo registrado en 2019, de acuerdo con datos de Container Trade Statistics (CTS).

Para 2021, la región mostró señales positivas en el manejo de contenedores en comparación con los niveles prepandemia (2.5% por arriba), aunque las perspectivas actuales son de una recuperación que aún no logra alcanzar a todos los países, de acuerdo con el Informe Portuario 2021 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).


Las estadísticas más actuales recabadas por el Caribbean Research Institute (CRI) lo confirman. Por ejemplo, mientras que Panamá, del lado del Caribe, ha recogido un crecimiento de 15.8% en el periodo enero octubre de 2022 contra el mismo periodo de 2021 en materia de exportaciones vía contenedores, Buenos Aires presenta una caída del 9.4 por ciento.

“(En la costa este de Sudamérica) vemos que la oferta efectiva de capacidad en los servicios marítimos se ha contraído (en los últimos dos años) por las congestiones, los blank sailings, por los problemas operativos. A la hora de la verdad el año pasado teníamos una demanda que crecía, pero tenemos una oferta de transporte que se achicaba y eso explica por qué los fletes crecieron de forma tan explosiva (…) y aunque efectivamente en la actualidad están cayendo los precios de los fletes marítimos, no ocurre para todas las rutas del comercio y esto es lo que nos preocupa fuertemente en América Latina, ya que los precios se mantienen altísimos e incluso crecientes”, aseguró Ricardo Sánchez, director del CRI, durante su participación en el XXX Congreso Latinoamericano de Puertos, organizado por la Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA).

A pesar de esta situación que se presenta en la antesala de una posible recesión mundial pronosticada para 2023, en el marco de un periodo prolongado de alta inflación y la continua disrupción en las cadenas de suministro, los países latinoamericanos han decidido invertir en proyectos de infraestructura portuaria que les permita atender ya sea la creciente demanda de movimiento de contenedores en el mediano y largo plazo o para ofrecer vías alternas en los tránsitos internacionales de las mercancías.

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page