top of page

Líneas navieras cambiarán racha de beneficios por aguas turbulentas en 2023

Los dos últimos años fueron marcados por interrupciones en la cadena de suministro, una capacidad de transporte limitada y tarifas de transporte marítimo de contenedores notablemente elevadas. Pero 2023 será bastante diferente, y no en el buen sentido, al menos desde la perspectiva de las principales líneas navieras, reportó WSJ.

Las tarifas spot de los contenedores empezaron a bajar a principios de 2022 y su descenso se aceleró en el segundo semestre del año. El Índice Global de Contenedores elaborado por Drewry ha bajado un 77% en lo que va de año. Y es posible que siga bajando, lo que indicaría el final de una racha de beneficios récord para las navieras. Las tarifas no están muy por encima de los niveles previos a la pandemia.


El año que viene parece más probable una guerra de tarifas entre las navieras: La ralentización del crecimiento en un contexto de inflación y las elevadas tasas de interés en Estados Unidos y de crisis energética en Europa puede desembocar en una recesión. Y la caída de la demanda se produce cuando el sector del transporte marítimo se prepara también para una entrega masiva de nuevos buques.


Drewry prevé que en 2023 se producirá la mayor adición de capacidad de buques nuevos de la historia: unos 2,5 millones de TEUs, a menos que se aplacen algunas entregas. Las navieras tendrán dificultades para gestionar el descenso simultáneo del comercio mundial y el aumento de la oferta de buques, a menos que puedan formar alianzas para reducir la cantidad de itinerarios, vender el exceso de capacidad y convencer a los clientes de que firmen contratos a largo plazo.


Alexia Dogani, analista de Barclays, cree que las tarifas marítimas no se estabilizarán hasta que mejore la economía mundial, termine el actual ciclo de desabastecimiento y se normalice el comportamiento de los consumidores.


Hasta entonces, las navieras tendrán que negociar duramente con los clientes y defender el valor continuado de los contratos a largo plazo. Todavía tienen algunos buenos argumentos: entre ellos, las imprevisibles consecuencias de la reapertura de China y la posibilidad de nuevas perturbaciones relacionadas con la guerra de Ucrania u otros puntos calientes geopolíticos como Taiwán.


Sin embargo, las negociaciones no van a ser fáciles. Como las tarifas spot han bajado, se espera que las tarifas de contrato a largo plazo sigan el mismo camino. Christian Roeloffs, director ejecutivo de Container xChange, cree que los transitarios podrán mirar escaparates con bastante frecuencia en 2023, especialmente a principios de año.


Los inversores de Maersk probablemente lo saben. Las acciones de la empresa, que gestiona alrededor de una quinta parte del transporte mundial de contenedores, han caído un 32% este año, con un desempeño muy inferior al del índice de referencia de Copenhague.


A las navieras les esperan aguas más turbulentas en 2023. Las incertidumbres geopolíticas en curso aún les dan cierta ventaja con los clientes, pero no hay duda de que los tiempos de bonanza han terminado por ahora.

1 visualización0 comentarios

Commenti


bottom of page